21 de mayo de 2017

¿Existen las casualidades?

Sara cerró los ojos al leer el nombre mientras notaba desagradables punzadas en su estómago, la boca muy seca y el corazón a mil por hora.

¿Existían las casualidades?

De repente volvía a ser una niña en el patio de la escuela mirando al grupito de aquellas que creía sus amigas y que ahora esquivas y distantes la ninguneaban. 

¡Cómo dolía!

Cuando tocaba el timbre anunciando el recreo siempre era la última en salir de clase, le gustaba recoger sus cosas, guardarlas en el pupitre y colocar los bolígrafos en el estuche con parsimonia hasta que los profesores la urgían a salir del aula. Odiaba aquellas carreras a su alrededor, las camarillas en las que no se sentía bienvenida, las risas y chanzas en las que no participaba y de las que con más frecuencia de la que le gustaría parecía ser la protagonista. 

Si pudiera tener superpoderes se pediría ser invisible.

No siempre había sido así, las Natalis como las llamaban, eran las chicas más populares de la escuela y la habían acogido quizás con curiosidad cuando se trasladó desde su antiguo colegio, aún no se preocupaba demasiado ni de su aspecto ni de los chicos, sacaba buenas notas y no le importaba compartir ni sus trabajos ni su tiempo con ellas o con otros que se lo pidieran pero eso se acabó. 
No imaginó lo aislada que entonces estaba, sus amigas se creían las mejores y no se dirigían a nadie que Natalia no hubiera aprobado, eran brillantes en clase y también fuera de ella. 
Sara intentaba ser como ellas pero lo cierto es que no le gustaba pavonearse ante los chicos ni hacerle ojitos al chulo de Ramón ni meterse con Yolanda o con Elia porque estaban gordas, su prima Claudia también lo estaba y ella la quería con locura. No lo entendía y ni siquiera la escuchaban cuando les preguntaba el por qué, acaso ¿ser gorda o flaca cambiaba lo que una era?

No, no le gustaba nada ese juego cruel de hacer llorar a alguien, odiaba esas palabras sucias y las burlas a las espaldas. Le costó atreverse pero se negó a participar y en ese momento y aunque ni siquiera lo estaba, pasó a formar parte del grupo de las gordas y el foca, ballena, bola de grasa y gorda asquerosa se convirtió en parte de su día a día. 

Dolía y no conseguía ser invisible, seguramente hubiera sido más fácil apuntarse a la burla que ser parte de ella. 
Solo estudiaba y entonces el empollona también se convirtió en un insulto.

Sara recuerda aquellos terribles meses en los que la empujaban, le tiraban de la cola, le desaparecían los sujetadores o las bragas en el gimnasio, aparecían notas en su pupitre… ¡Cómo le costó llegar a final de curso!, muchas lágrimas y sobre todo intentar que sus padres no supieran lo que pasaba, no quería fallarles. Silencio y dolor pero pasó, también ayudó que al año siguiente volvieron a trasladar a su padre y cambió de escuela.

Sara tomó aire mientras miraba el currículo que estaba frente a ella, Natalia Flores Gómez, las hojas temblaban entre sus manos.

El teléfono sonó mientras Ana de Recursos Humanos le preguntaba si quería estar en la entrevista con la nueva. Sara sonrió con tristeza, por un momento le hubiera gustado ver su cara y sí, notar su miedo cuando la reconociera pero prefirió abstenerse en la selección, ya le informaría del resultado.

Siguió leyendo el currículo brillante que tenía enfrente, tan bueno que había decidido no juzgar a la persona presente por los errores cometidos en el pasado. Al puesto optaban cinco personas, sin ninguna duda Natalia era la más preparada. Dejó de pensar en ese asunto y se concentró en su próxima reunión.

Un poco antes de finalizar el día, Ana pidió verla con el resultado del proceso. Sara miró a la responsable de recursos humanos.

—¿Y bien?

—Espero que no te moleste Sara pero la candidata más preparada ha sido la primera a la que he descartado.

—¿No ha hecho unas buenas pruebas?

—Sí muy buenas pero no encajaría para nada en nuestra empresa. En la entrevista, me ha parecido una persona muy poco sensible, muy crítica con todo y con todos excepto con ella misma y sin ninguna capacidad para trabajar en equipo. Me ha parecido que sería un mal fichaje.

—Sabes que confío en tu criterio, siempre se ha demostrado acertado Ana.

Cuando la responsable de recursos humanos salió de su despacho, Sara sonrió aliviada, no le apetecía tener en su empresa a aquella persona que tanto la dañó. Le gustaba lo que había conseguido en su negocio, allí nadie era valorado por su aspecto y sí por lo que podía aportar y les iba muy bien.


133 comentarios :

  1. He querido acompañar el relato con La victoria de René Magritte porque creo que la protagonista es la gran vencedora de esas injusticias de tantas Natalis como hay en las escuelas. Dar el paso, atreverse a decir no puede resultar mucho más difícil que seguir con la burla fácil pero es necesario atreverse.

    Me encantará saber vuestra opinión.

    Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pasados días 27 y 28 de abril se hizo en Barcelona el I Simposio contra el Bullying fue organizado por el Colectivo Fu y la Fundación FC Barcelona se convocó a todas las escuelas de Catalunya a participar en la INTERVENCIÓN CONTRA EL BULLYING.

      Dejo los enlaces del congreso donde se pueden escuchar las ponencias en vídeo y firmar el Manifiesto Alan contra el bullying.

      https://fundacio.fcbarcelona.cat/fitxa/contraelbullying-diferit

      En el blog familias activas hay un resumen de este primer simposio:
      http://familiasactivas.com/contraelbulling-simposio-del-colectivo-fu-y-la-fundacio-fc-barcelona/

      Al final del congreso, una mesa de trabajo formada por entidades ciudadanas ha hecho público el Manifiesto Alan para elevarlo a las autoridades correspondientes en el que se pide la adhesión de estudiantes, escuelas y sociedad en general para hacer frente al bullying.

      Me ha parecido que valía la pena compartir experiencias de este tipo. Lo siento pero no consigo que funcionen los enlaces.

      Eliminar
  2. Me ha encantado. Una buena coincidencia. Podría ser el karma o el destino. En todo caso, un gran final. Difícil decir no. Pero para eso estamos los padres, para educar en ese sentido.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria.

      Sea el Karma o el destino Sara elige bien, era más fácil optar por usar el poder que ahora tenía, en cambio no se lo plantea.

      El tema del abuso en las escuelas es un gran problema y es cierto que los padres estamos para educar en ese decir basta, pero con frecuencia ese decir basta a los niños les puede conllevar un problema como le pasa a la protagonista, pero cada vez más familia, escuela y sociedad han de hacer frente a esa lacra.

      Un beso y que tengas una buena semana

      Eliminar
  3. Atreverse a decir "no" siempre conlleva un desencaje del grupo, de la sociedad, de la familia... Por eso da tanto miedo y requiere tanto valor. Un "No" por respuesta suele ser un final, pero también puede ser un principio, y, en este caso, marca el comienzo de la auténtica identidad de Sara. Por ello se verá expuesta al maltrato, a la humillación y al desprecio. Tuvo suerte de que la cambiaran de colegio, podía haber acabado mal. No fue así, el destino parece que amaba a Sara más de lo que ella suponía y le sirvió "la venganza" en bandeja de plata: Natalia no era apta para el trabajo porque no había sufrido lo suficiente, reflexionado lo suficiente ni amaba lo suficiente.

    Un relato tan emotivo como todo lo tuyo. pero también -como todo lo tuyo- hecho para pensar. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Sara decir no significa desencajar y da mucho miedo sobre todo en un momento en que el grupo de iguales es tan importante. A veces es más fácil mirar hacía otro lado y esperar que no te toque, pero la protagonista decide y decide bien hacerle frente y tener ese valor que le hace mucha falta. Para que los niños y chicos tengan ese valor todos padres, escuela y sociedad hemos de censurar este tipo de conductas, no está bien humillar ni dañar al más débil, no se puede mirar hacía otro lado y entre todos se ha de acabar con estos "matones".
      Sara tuvo al destino de su lado y pudo vengarse pero prefirió no intervenir lo que habla muy bien de ella, todos, hasta aquellos que no parecen merecerlo deben tener una oportunidad pero Natalia no daba la talla.

      Muchísimas gracias por tus palabras y por esa generosidad conmigo. Me alegra muchísimo que te haya gustado, gracias por decírmelo.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  4. A veces ocurren esas casualidades, es un relato que se puede decir que unas chicas pueden hacer daño a su compañera y después la casualidad haga que podrían trabajar juntas. Menos mal que tuvo tacto de no aceptarla. Muy buen relato CoNtxita. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamen.

      La sabiduría popular dice que la venganza es un plato que se sirve frío y en este caso no era solo que fueran a trabajar juntas sino que Sara se hubiera convertido en la jefa de Natalia y en lugar de optar por lo fácil, la protagonista prefiere no intervenir y deja que Natalia misma se descarte porque sigue sin aprender nada.
      Es una pena pero hay personas que parece que nunca aprenden y van por la vida intentando avasallar a los otros.

      Me alegra que te haya gustado.

      Que tengas una feliz semana, un abrazo.

      Eliminar
  5. Este tipo de maltrato empieza en la infancia y no acaba nunca... sigue en el ejército (cuando había servicio militar obligatorio), en los colegios mayores universitarios, en algunas universidades, y en otros ámbitos de la vida.... ese maltrato al diferente, al pobre, al de otra raza, al que emigra para mejorar su vida... eso está a la orden del día...
    Una pena...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Toro salvaje
      En todos los ámbitos de la vida hay matones y gentuza que opta por maltratar al más débil o al diferente y también que afortunadamente hay Saras que dicen basta y no se unen a la burla fácil, que se ponen del lado del que sufre y batallan para que cambien las cosas. Y sí, que cambien es tarea de todos, ese no mirar para otro lado y educar a los peques en el respeto al otro y a las diferencias.

      Hay mucho camino por hacer...

      Un beso y que tengas una feliz semana.

      Eliminar
  6. El destino es así de caprichoso, pero en ocasiones te ofrece la ocasión de saldar cuentas. Un estupendo relato que admitía dos caminos: el de la venganza de Sara. U otro más edificante y más acorde con la personalidad de ella, abstenerse y que fueran otros los que juzgaran, como ha sido el caso. En todo caso un texto que bien podría pasarse por los colegios para terminar con esa lacra del acoso escolar que tanto sufrimiento provoca en quien menos lo merece. Fantástico, Conxita. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino como dices David es caprichoso y sí habían esos dos caminos que tan bien dibujas, el saldar cuentas o dejar que otros juzguen y sí, la personalidad de Sara tiene claro el camino que elige y eso habla de ella y de su capacidad de perdonar y vivir feliz porque el odio acaba dañando al que lo siente más que al que se dirige. Sara pasa página y deja que sea la propia Natalia la que elija y elige mal porque no ha aprendido nada, porque hay personas que van por la vida como apisonadoras y cuanto más lejos se tengan mejor.

      El tema del acoso escolar es una gran lacra en la que todos tenemos un papel muy importante, se ha de conseguir cambiar la impunidad con la que actúan los matones que se esconden en el silencio del grupo y en unas épocas en las que el grupo de iguales es tan importante decir basta como le pasa a Sara es muy difícil y se ha de tener mucho valor, ayudar a que cada vez haya más valientes que no toleren estas burlas y estos insultos es cosa de todos, no se puede permitir ni una de esas conductas que tanto dañan.
      Muchas gracias por tus palabras.

      Un abrazo y que tengas una feliz semana.

      Eliminar
  7. Más que en las casualidades existen las causalidades y el relato es una prueba de ello.
    Me gustó. Me recordó viejas épocas que se superan a partir de elegir superarlas para bien. Entonces, se cumple la causalidad, la vida te recompensa y la situación se resuelve sin trauma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gavrí y bienvenido a este rinconcito de Enredando con las letras.

      Casualidades o causalidades como bien dices la protagonista elige y elige bien y me gusta pensar como tú dices que la vida te recompensa cuando se cumple la causalidad y la situación se resuelve de la mejor manera.
      Para Sara es así, vivir con odio la daña más a ella que a la persona odiada y eso con frecuencia se olvida, el odio acaba cautivando a quien lo siente, mejor soltarlo.

      Me alegra haberte encontrado por aquí y cuando te apetezca volver serás muy bienvenido.

      Un saludo y que tengas una feliz semana

      Eliminar
  8. Hola Conxita, los que maltratan solo demuestran con sus actos lo débiles que son...
    Gracias, buena noche, besos suculentos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Don Vito Andolina.

      Es cierto lo que comentas que se definen por sus actos, lo que son y todas sus debilidades pero a los que los sufren, los pueden dañar muchísimo y convertir sus vidas en un infierno, eso es lo que no se puede tolerar y en lo que todos hemos de poner nuestro granito de arena.

      Saluditos y que tengas una feliz semana.

      Eliminar
  9. Dejó la decisión en manos del azar y éste le fue favorable. Dicen que es mejor padecer una injusticia que cometerla, y yo pienso ¿qué es peor, el trauma o los remordimientos? Quizá el propio miedo y no la bondad es lo que impide a Sara ejecutar una venganza que para muchos hubiera sido un acto de justicia. Me gustan estas paradojas, Conxita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena la disyuntiva que planteas Gerardo y muy interesante.
      ¿Es el miedo o la bondad? ¿Es el principio o el fin? ¿Qué nos aporta el odio? Con frecuencia se dice que daña mucho más a quién lo padece que a la persona que lo provoca. ¿Dejarlo atrás o seguir? Sería un interesantísimo debate, ¿ser víctima o verdugo?? Depende de cada persona y lo que pueda tolerar y tolerarse.
      Apasionantes esas paradojas que planteas y seguro que podríamos escribir muchos relatos.

      Gracias por plantearlas, me gustan porque la vida a veces nos pone frente a ellas aunque no nos demos cuenta.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola Conxita, a veces el colegio o el instituto puede convertirse en un auténtico infierno y noticias de ello tenemos habitualmente en las páginas de los periódicos.
    La historia que narras me ha emocionado bastante, pues todos nos podemos poner el lugar del que padece este sufrimiento. Con respecto a la casualidad que sucedió años después, parece que a veces la vida nos ofrece de una u otra manera la manera de reparar un daño sufrido. Un gran saludo y un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así como lo dices Miguel, desgraciadamente escuchamos notícias de niños que sufren mucho en las escuelas, que han pasado auténticas pesadillas y que en algunos casos han optado por quitarse la vida, es un auténtico horror.

      Siempre han habido abusones y personas que disfrutan maltratando a los más débiles, hacerles frente cuesta en cualquier momento pero sobre todo cuando la personalidad del adolescente aún se está desarrollando y no se quiere ser distinto del grupo, eso es muy complicado porque puede acabar siendo una victima más de esos maltratadores. Es por ese motivo que es tan importante la implicación de todos, chicos, escuela, familia, sociedad, para poder frenar esa lacra que tanto dolor causa.

      Sara tuvo su compensación y es que a veces la vida le da a cada uno lo que se merece y ella se merecía estar bien.

      Gracias por tus palabras, te agradezco de corazón que dediques tu tiempo a leerme.

      Eliminar
  11. ¡¡Hola Conxita!!
    Qué bien que su compañera tuviese ese poder de analítica y esa percepción o intuición, no sé muy bien que pudo ser. Y el karma, claro que sí.
    Besos y un relato genial, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marigem
      Hay personas que cuando hablan se describen y me da a mi que Natalia era una de esas, así que Sara no tuvo que escoger, se descartó ella misma.

      No sé si las casualidades, las causalidades o el Karma solo que algunas veces la vida le da a cada uno lo que se merece, aunque a veces parece que cuesta mucho que les llegue.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  12. Meha gustado mucho, Conxita, porque soy muy sensible a los casos de acoso escolar. Conozco más de uno en que le han destrozado la vida para siempre. Cosa que no le ha ocurrido a Sara. Se ve que ha madurado y sabe ser justa. Qué fácil hubiera sido caer en la venganza. Un abrazo y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Ana como bien dices hay personitas a las que les han destrozado la vida y eso no se puede permitir.
      Es tan fácil burlarse del diferente, del que es distinto, del que no encaja y encima hacerlo en grupo y amparado en las nuevas tecnologías que son muy útiles y también terribles porque los cobardes se esconden detrás de ellas para dañar, es terrible que se haga sufrir tanto a otras a otras personas y que salga tan barato hacerlo. Provocar ese infierno y hacer que haya niños y jóvenes que busquen la muerte antes de seguir enfrentando esos abusos es intolerable, no se puede permitir. Creo que es un tema en el que toda la sociedad se debe implicar de manera firme para que a los abusones no les resulte tan fácil hacerlo.

      Para la protagonista hubiera sido más fácil caer en la venganza como tú dices, pero ¿eso la hubiera hecho sentirse mejor? Mejor la satisfacción de ver como se descarta ella misma porque no encaja en ningún sitio en el que se respete al otro y se trabaje en armonía.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  13. La vida es una rueda que gira, pero que al pasar por el mismo lugar su paso es distinto al anterior. A Sara le favoreció ese giro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena manera de verlo Raúl, hay veces en que esos giros nos favorecen más y la prota como bien dices, lo tuvo de su lado.

      Es bueno ver que la vida da esas satisfacciones y más cuando has construido una buena vida en la que puedes hasta olvidar la venganza, porque al final si uno siente deseos de venganza es que no ha podido olvidar y acaba siendo cautivo de ella.

      Un saludo y que tengas una gran semana.

      Eliminar
  14. Sara fue muy ecuánime hasta en el momento más propicio para tomarse la revancha. Hubiera podido verla cara a cara y recriminarle su comportamiento pasado o bien vengarse desechándola de la selección. Optó, en cambio, por dejarlo en manos de alguien que fuera imparcial. Aun así se hizo justicia por la actitud de Natalia. Aun después de tantos años, conservaba una personalidad egocéntrica y de superioridad y pagó por ello.
    El acoso en la escuela puede marcar a un chico o chica de por vida, lastimar seriamente su autoestima y no es fácil sobreponerse y, mucho menos, hacer como Sara, unirse a lo/as más débiles.
    Yo conocí un caso parecido de justicia "poética". Dos compañeros de carrera tomaron caminos distintos, uno llegó a directivo, el otro a vendedor comercial. Cuando este último pedía una entrevista a su ex compañero, ahora directivo, para ofrecerle sus productos, aquel siempre se excusaba para no recibirle. Hasta que cambiaron las tornas. El vendedor llegó a ser director de una empresa y el otro perdió su empleo y un día se presentó, sin saberlo, ante él para una entrevista de trabajo. En este caso, sí hubo venganza. Le dejó claro que le rechazaba por su comportamiento injusto para con él cuando necesitó de su ayuda.
    Resulta difícil contener los deseos de venganza. Solo los muy justos son capaces de hacerlo.
    Un muy buen relato, Conxita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Josep Mª es muy difícil contener la venganza cuando te han hecho tanto daño.

      El acoso escolar es una lacra muy grave que puede causar consecuencias gravísimas y sí, estoy de acuerdo en que es difícil, mucho más ponerse al lado del más débil, por eso todos hemos de implicarnos para que al final no cueste tanto aislar al acosador.

      Me ha gustado tu caso de justícia poética o divina, gracias por compartirlo. Hay gente que se olvida que la vida da muchas vueltas y que unas veces se está arriba y de repente todo cambia.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola Conxita. Parece que en este caso el refrán "el destino pone a cada uno en su sitio" es bastante aplicable. En tu estupendo relato una casualidad hace que la protagonista se reafirme en sus principios y sobre todo en no dejarse llevar por la ira que puede salir por el deseo de venganza. Ojalá siempre fuera así, desgraciadamente a veces ganan los malos..., Sin embargo me ha gustado mucho el enfoque positivo que le has dado al relato. Muy emotivo y sin revanchismos.
    Genial, mi enhorabuena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ziortza por tus palabras.

      Estoy de acuerdo en que aunque a veces parece que cuesta, el destino como dices pone a cada cual en su sitio.

      Tal y como comentaba, la ira acaba dañando más al que la siente porque no acaba de liberarse, la sigue sufriendo mientras que el odiado ni se entera. Por eso es mejor dejar ir ese lastre que tan poco aporta como hace Sara.

      Y sí, ojalá no ganaran nunca los malos pero lo hacen y la vida a veces resulta tremendamente injusta y muy dolorosa.

      Un beso y que tengas una buena semana

      Eliminar
  16. Nada ocurre por casualidad, todo es fruto del destino que nos pone en el lugar propicio y en el instante adecuado.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ilesin

      No sé si es del destino o la casualidad pero sí que la vida siempre te sorprende, aunque a veces parece que ahoga pero soy de las que creo que siempre, siempre incluso en los momentos más oscuros, acaba saliendo el sol.
      Sara ha aprendido a vivir con el sol.

      Un beso y que tengas una feliz semana

      Eliminar
  17. Pues a la pregunta, ¡no! No existen las casualidades... Tampoco las causalidades. (eso tan socorrido de la "acción-reacción")

    Creo más bien que lo que hay es un suceder natural que a todos abarca. Si bien puede parecer que algunos "hacen".

    En cuanto al relato, certero, vibrante, muy bien construido y perfectamente posible en la vida cotidiana que realizamos. Diría que hoy goza de un halo especial que lo hace más accesible!

    Abrazos, Conxita. Siempre un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto.

      No sé si muy bien si son casualidades, causalidades, el destino o simplemente la vida y su suceder natural como tú bien dices y ese fluir que que todo lo impregna. A veces da la sensación que nos empeñamos en querer controlar los tiempos y la vida tiene otros ritmos y las cosas pasan cuando tienen que pasar, ni antes ni después.

      Cierto es el dicho que la realidad con frecuencia supera a la ficción y ejemplos algunos compañeros los han comentado, en muchas infancias han habido Natalis y Natalos que han incordiado y martirizado a aquellos que eran distintos, desgraciadamente eso no ha cambiado y parece que con la falta de valores y el anonimato que con frecuencia proporcionan las nuevas tecnologías se ha agravado y todos recordamos casos terribles de adolescentes que no pueden resistir ese maltrato y acaban quitándose la vida.

      Es un problema gravísimo y la solución pasa porque todos nos responsabilicemos y exijamos una tolerancia cero en este tipo de actitudes, falta mucha educación, implicación y compromiso de todos, chicos y chicas, familias, escuelas, sociedad.

      Un abrazo, el placer es compartido, me encanta tenerte por aquí y conocer tu opinión.

      Eliminar
  18. El relato cumple el refrán o el dicho de que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Yo, en la vida real, no me lo creo siempre, sin embargo, me gustaría que se cumpliera. Muchos hemos tenido en nuestra infancia a una Natalie y la protagonista de tu cuento nos redime, aunque sea en la ficción.
    Muy bueno, Conxita. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles es que la sabiduría popular es muy sabia y es así, el tiempo pone a cada uno en su lugar y qué satisfacción cuando eso se da aunque como bien dices en la vida real cuesta mucho, a veces demasiado, verlo.
      Para mi protagonista fue un gustazo ver eso, que la vida pone a cada cual en su lugar.

      Sí, seguramente muchos de nosotros hemos tenido ejemplos de alguna Natali en la infancia, la crítica y la burla fácil al más débil, al diferente o al que molesta o cae mal o al que se le tiene envidia por lo que sea, no es algo nuevo y siempre se ha dado, aunque ahora las nuevas tecnologías que tanto ayudan en algunas cosas, en otras agravan el sufrimiento. Es tan fácil e impersonal hacer un clic y difundir una imagen ofensiva, un insulto, una injuria... y que sea vista por toda una clase, una escuela y destrozarle la vida a alguien. Es terrible.

      Un beso y muchas gracias por tus palabras

      Eliminar
  19. Al menos aquí se ha hecho justicia poniendo a cada uno en su lugar, pero la vida real dista de ser tan perfecta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfred
      Es cierto que en la vida real no siempre se hace justicia o al menos no siempre nos parece que se hace.
      Antes comentaba que con frecuencia la vida real es más imaginativa y nos sorprende más que la propia ficción y situaciones de justícia que nos parecen inverosímiles, acaban pasando.

      Besos y feliz martes

      Eliminar
  20. Muy buen relato y muy bien escrito.

    La vida misma. La crueldad de los niños. La soledad de los niños.

    Yo hubiera dicho -si la empresa hubiera sido mía- que le dijeran porque no la elegían. (jejeje). Estaría bien que fuera aprendiendo que hay notas y hay valores y en la vida todo cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Guille, me alegra que te haya gustado.

      Creo que a más de uno hubiéramos tenido tentaciones jajaja aunque ¿tú crees que este tipo de personas aprenden? Si no se tienen valores de chiquito, difícil es que los tengan cuando crecen. Este tipo de personajes cuanto más lejos estén de nosotros, mucho mejor. Hay personas que son auténticos agujeros negros y que es necesario que estén bien lejos, que nada se nos pegue.

      Besos y que tengas un gran día

      Eliminar
  21. Un relato genial, Conxita, y como siempre con un importante trasfondo social sobre el que debemos meditar. Lo que más me ha gustado y al mismo tiempo sorprendido, es que no hay deseos de revancha en tu protagonista. Cualquiera hubiera comprendido que aprovechara la oportunidad para rechazar y hacérselo pasar mal a Natalia, pero en cambio ella prefiere mantenerse al margen. No hay duda de que ha superado todo aquello que sucedió en su niñez y de que hoy es una persona madura y equilibrada. Me alegro mucho por ella, es un ejemplo a seguir.

    Me encanta cómo nos llevas, a través de tus amenas historias, a temas tan importantes y cotidianos a nuestro alrededor. ¡Gracias!

    Un beso y feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia
      Me interesan las personas y lo que les pasa y supongo que eso se transmite en mis relatos.

      Cierto que la actitud de Sara es sorprendente, hubiera sido tan justificable que se vengara e hiciera un poquito lo que le hizo esa persona a ella, pero ¿la venganza la calmaría? ¿haría desaparecer lo que pasó? La protagonista pasa página y deja que sea ella misma la que se descarte. El odio solo la hubiera perjudicado a ella, el otro ni se entera.

      Muchas gracias por esas bonitas palabras que dedicas a mis letras, te lo agradezco un montón.

      Un beso enorme y que tengas un maravilloso martes y resto de semana.

      Eliminar
  22. Me recordó episodios de mi infancia, en el colegio primario, donde cuatro chicas eran las "perfectas", las populares y las preferidas. Yo las llamaba, para mis adentros, las PePePe.
    Ocurrió en todos los tiempos y ahora, creo, se da todavía más abiertamente.
    Muy buen relato, con un final más que justo.
    Un abrazo, Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirella
      Creo que todas hemos tenido cerca a esas chicas que se creen perfectas, las más de todo y que se dedican a mirar por encima del hombro y a burlarse de aquellos que no son de su cuerda, que son distintos o que les molestan o les tienen celos porque las motivaciones son muchas y distintas aunque el objetivo es dañar. Me encanta ese llamarlas para tus adentro como las PePePe.

      Estoy contigo en que siempre ha pasado aunque ahora como comentaba antes, quizás tengo la sensación que las nuevas tecnologías lo agravan más, es mucho más fácil insultar o vejar a todas horas usando el facebook, el instagram, whatsapp o cualquier aplicación, es muy fácil hacer fotos y vídeos humillantes a escondidas y hacerlas circular y que lleguen a muchas personas, es una auténtica pesadilla para las criaturas que pasan por este horror. No pueden desconectar, es por todos los frentes.
      Es importante frenar este tipo de maltratos, que no se toleren y que sean excluidos aquellos que hacen este tipo de acoso y que los chicos se atrevan a ponerse de lado del más débil, hace falta mucha educación y mucha implicación de todos para decir basta.

      Me alegro que te haya gustado y más me alegra tenerte por aquí, cuídate querida Mirella.

      Besos

      Eliminar
  23. Más que vencedora, tu protagonista es una auténtica heroína. Atreverte a no participar en las burlas junto a un grupo que te ha aceptado, y en cuyo seno serías de lo más popular del colegio, para pasar a se foco de las burlas, es todo un ejemplo de valentía. Lo bueno de tu relato, bueno una de las cosas buenas, es que al final aparece la justicia para poner las cosas en su sitio. Lástima que en la realidad no siempre sea así.
    Muy bueno tu relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Rosa, es una valiente, tal y como tú dices es muy complicado y se ha de ser muy fuerte para hacer frente al grupo, para ir contra corriente y para defender a aquellos que son distintos.
      Eso es lo más complicado porque muchos chicos no están de acuerdo con este tipo de maltratos aunque callando participan pero es muy complicado exponerse e ir contra el grupo porque con frecuencia se acaba siendo el foco de las burlas como tú dices.

      Estoy de acuerdo que con frecuencia este tipo de justícia no pasa y los que han abusado, humillado, mentido y ninguneado acaban de rositas, pero a veces la vida los pone en su lugar aunque no nos enteremos o no sea tan pronto como nos gustaría.

      El acoso escolar es una lacra muy importante y solucionarlo depende de la implicación de todos, de recursos y de mucha educación.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Besos guapa.

      Eliminar
  24. Has tocado un tema Conxita, que está de actualidad gracias a la difusión que se le da. Siempre ha sido un “hándicap”, por desgracia, reírse del diferente, del que no entra en la norma establecida , a pesar de que los parámetros de la normalidad son relativos. Lo que sí que ha cambiado, en términos generales, es la conciencia colectiva de repudiar este tipo de comportamiento, especialmente los que rozan la violencia no solo psíquica sino física.No solo en el ámbito escolar, hasta no hace mucho tiempo se hacían chistes sobre el cojo, el tonto del pueblo...
    Creo que lo has tratado de manera amable, desde el plano de una Sara, ya adulta, equilibrada y nada vengativa (probablemente su seno familiar y personal también es equilibrado), de ahí que Sara no haya tomado revancha.

    Veo Conxita, por lo que te llevo leído, que te gusta tocar temas sociales, especialmente de niños, esto habla mucho y bien de ti compañera. Un beso y hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tara
      Me gustan las personas y me gusta saber de ellas, me gusta mucho observarlas, escucharlas y me preocupan las cosas que les/nos afectan y supongo que eso se refleja en los temas de mis relatos, muchas gracias por tu sensibilidad y tus palabras.
      Las personas no somos por casualidad, llevamos el peso de una historia, de una manera de hacer desde nuestra infancia como les pasa a Sara y a Natalia y eso se refleja en las conductas y comportamientos de ambas. Una ha pasado página y ha olvidado el dolor que le causaron, se siente bien con ella misma y la otra no ha conseguido avanzar, no puede tener lo que nunca tuvo y sigue siendo una persona egoísta y egocéntrica. Cada cual acaba teniendo lo que se merece, aunque a veces nos cueste darnos cuenta de que es así, lo que sí parece claro es que cuanto más lejos estén las sombras mucho mejor para todos nosotros y es que hay personas que son auténticos agujeros negros que es mejor alejar de nuestras vidas.

      Es muy fácil hacer chistes fáciles y burlarse del diferente, lo vemos contínuamente en televisión, en youtube,... y nos habla mucho también de quiénes lo hacen, de lo qué son y lo qué merecen.

      Un beso Tara, nos seguimos leyendo, que tengas una fantástica semana

      Eliminar
  25. Hola Conxita, las casualidades tal vez se dejen ver, pero en este caso son condiciones. Siempre he creído que el carácter no cambia con el tiempo, se modela, pero el germen está ahí. La debilidad se manifiesta de muchas formas y la burla hacia los demás es una de ellas, es un escudo, una protección de esa gente que se cree "más fuerte" que los demás por que es apoyado, nada más. La segunda parte de tu relato cuando el tiempo ha puesto a cada una en su sitio se puede interpretar de muchos modos. Ese carácter de "líder" puede servir en la empresa, pero tal vez no de trabajo colaborativo, sino como comercial (se me ocurre) en el fondo, no nos engañemos, es una decisión que afecta a tu ego más emocional si en tu mano está la decisión. Un relato muy bien hilvanado y abocado a la reflexión social. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eme
      Es difícil cambiar aunque no imposible, pero sí se modela, se aprende apero hay rasgos que están ahí aunque al madurar se maquillan socialmente y en algunos casos actitudes francamente egoístas están hasta bien vistas socialmente, realmente muy paradójico.

      Muy bien vistas esas interpretaciones que haces, hay profesiones que requieren perfiles tiburón o depredador en el que la colaboración no es lo que se fomenta sino más bien la competición y otros en que se prima el trabajo en equipo, la colaboración...y sí, son opciones como todo en esta vida, se trata de elegir aquello en lo que uno se siente bien consigo mismo.

      Muchas gracias por tus palabras que agradezco de corazón.

      Besos

      Eliminar
  26. A veces ocurren esas cosas.

    Me parece un final muy bueno y justo.

    El relato es estupendo y es un gusto leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ocurren Amalia y ocurren bien y ojalá pasara mucho más en la realidad.

      Me alegra que te haya gustado querida Amalia, eres muy amable conmigo y con mis letras, te lo agradezco mucho, igual que el tiempo que dedicas a leer mis relatos, muchísimas gracias.

      Besos y feliz semana

      Eliminar
  27. Creo que Sara siempre demostró ya en su niñez, más madurez para las decisiones y vivió el calvario en el colegio con suficiente dignidad para su temprana edad. No salió de su ética cuando, ya conseguido un cargo de importancia, volvió a tomar otra decisión que me parece acertada, no quiso mostrarse a la que fue compañera de colegio como "triunfadora" y sin rencor, igual que un día entró en su vida, ahora salió, como si nada.

    Te quedó fantástico el relato, Conxita, pues me hiciste ver una etapa escolar que por desgracia se escucha a menudo. Y en el texto pude ver como alguien que un día se sintió como "el patito feo" ahora es de las más hermosas.

    Genial la reflexión, amiga.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila, como bien dices creo que Sara ya apuntaba maneras, tenía muy claro que la injusticia y el atacar al más débil no era algo a lo que iba a apuntarse y lo suyo le costó, porque a veces ser valiente para enfrentarse al popular, al que tiene el poder, al que manda... es muy pero que muy complicado.
      En la adolescencia es muy complicado enfrentarse al grupo, es mucho más fácil callar pero hay Saras que se atreven y hemos de intentar entre todos que cada vez haya más Saras y menos Natalis para conseguir erradicar ese tipo de conductas que tanto sufrimiento provocan.

      Me ha hecho sonreír esa referencia al patito feo, era un cuento que me producía tanta tristeza, ojalá nunca se hiciera sentir a nadie así.

      Muchas gracias por tus palabras y por tu reflexivo comentario.

      Feliz semana, besos

      Eliminar
  28. Ojalá esto pasase mucho más, de verdad te lo digo. Yo sería un empleado de RH malísimo, la habría largado a la primera de cambio. No quiero a gente que fue tóxica en el pasado porque, en mi propia experiencia, la gente rara vez cambia. Y cuando lo hace suele ser a peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá Holden, pero para muchas personas que han vivido esa pesadilla no pasa tanto como debería.

      Tienes razón que la gente tóxica no acostumbra a cambiar, hay personas que uno respira aliviado cuando desaparecen de sus vidas, hay personas que parecen absorber todo lo positivo y que son agotadoras y sí, como no saben ser felices ni disfrutar se dedican a incordiar al personal, así que lejos muy lejos esos agujeros negros.

      Un beso enorme

      Eliminar
  29. Qué bien, Sara no quiso vengarse de su antigua compañera, estaba dispuesta a aceptarla como trabajadora. Eso dice mucho de ella. Pero el comentario de Holden me hace pensar que quizá hubiera sido un error contratarla. Quién sabe si esa persona sigue siendo igual, o qué rencores hubiesen podido aflorar más adelante...

    El caso es que otra persona, sin ideas preconcebidas sobre ella, se encargó de descartarla por razones fundamentadas. A lo mejor es verdad que cada uno recoge lo que siembra, y que tarde o temprano, la vida pone a cada uno en el sitio que le corresponde. Por lo menos así es en los cuentos con final feliz. Es lo que se llama catarsis :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles

      A mi me parece que fue un gran acierto que no la admitieran porque hay personas que es mejor tenerlas bien lejos, son negativas de por si y no acostumbran a ser buenas compañeras. Es probable que hubieran aparecido conductas poco recomendables y recuperara esa rivalidad con Sara, así que para tranquilidad de todos fue una gran suerte que la descartaran.

      Aunque a veces parece que la vida se entretiene y se toma tiempo, me gusta creer que sí, que al final pone a cada uno en su lugar. Y como la escritura es mágica permite soñar que la vida puede ser mejor.

      Besos

      Eliminar
  30. Brillante relato Conxita. Dicen que la casualidad es la inteligencia no comprendida. Lo cierto es que muchos niño/as sufren este mal y por desgracia va en aumento. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mara, no había escuchado esa cita de la casualidad es la inteligencia no comprendida, me ha encantado.

      Totalmente de acuerdo contigo los peques sufren mucho y pueden llegar a destrozarles la vida e incluso algunos prefieren perderla que seguir con ese tormento, es una gran lacra y un tema que sigue sin solucionar, es importante que se implique todo el mundo y que no sea tan fácil hacer sufrir al diferente.

      Muchas gracias por tus palabras, que agradezco muchísimo.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  31. Hay un refrán que dice "Arrieros somos y en el camino nos encontraremos", y es lo que les pasó a Sara y Natalia. Me pongo en la piel de la primera y, la verdad, no sería para mí plato de buen gusto trabajar con alguien que me hubiera dañado en el pasado.
    Es por ello que admiro la actitud que adoptó, tanto de niña como después en la empresa, y aplaudo la objetividad de Ana en la selección (aunque sea lo que se presupone en una persona con ese cargo, aunque no siempre es así).

    Un relato redondo muy bien contado, como es habitual en ti, Conxita.

    ¡Un bes gegant!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chelo,
      Para mi tampoco, hay personas que considero que es mejor tenerlas lejos y alguien que es capaz de hacerle tanto daño a un niño, cuanto más lejos mucho mejor.
      Sara parece una persona muy segura, tiene muy claro lo que está bien y lo que no lo está y una persona que en un momento tan complicado como la adolescencia se atreve a plantarse, ya te dice mucho sobre cómo será en un futuro y los valores que regirán su vida.
      Sobre la selección de Natalia, Ángeles me hizo pensar que en función de lo que se busque seguro que será un perfil profesional que se aplaudirá y hasta tendrá mucho éxito y es que hay gustos para todos y los valores, desgraciadamente me parece que no están en alza, pero Sara podía elegir y eligió bien, no participar y que Natalia se descartara ella.

      Muchas gracias por esas bonitas palabras conmigo.

      Un petonàs enorme preciosa.

      Eliminar
  32. El acoso escolar es una lacra que cuesta mucho detectar y eliminar cuando se conoce. La víctima sufre mucho y eso es doloroso tratándose de niñas y niños, personas poco formadas por la edad y que caen fácilmente en esas situaciones.

    El final es inesperado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto U-topia
      Una gran lacra y muchas veces muy silenciosa, que durante mucho tiempo va trabajando escondida, lastimando, destruyendo autoestimas y provocando mucho dolor. Es muy difícil detectarla porque los propios chicos muchas veces no se atreven a decirlo para no ser ellos también víctimas porque como bien dices están poco formados en esas edades y resulta muy complicado contradecir a la mayoría. Es importante pensar eso, que no es tan fácil como lo podemos ver los adultos y que se deben poner muchos más medios para poder parar esta barbaridad, que se consiga aislar al que maltrata al diferente y eso es trabajo de todos, mucha educación y mucha implicación de todos.

      Me alegra haberte sorprendido.
      Con frecuencia, el odio solo daña al que lo siente, el otro ni se entera, así que la protagonista hizo bien en quitárselo de encima.

      Besos

      Eliminar
  33. Ni te imaginas Conxita lo real que puede resultar tu ficción. A medida que leía tu relato no dejaba de pensar en lo crueles que pueden llegar a ser los niños,... pero cuando has introducido (a mi modo de ver de una forma brillante) el cambio de registro, el resultado me ha parecido esperanzador,... un soplo de aire fresco en esta sociedad tan extraña que estamos creando. Magnífico relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Norte en que estamos creando una sociedad muy extraña, muy egoísta, en la que los valores a veces una tiene la sensación que no están muy claros.
      Es sorprendente porque sí, los niños son maravillosos pero también muy crueles con otros, poder decir que no, que no se lastima ni se hiere requiere valor por parte de la protagonista, que acaba pagando ese atrevimiento. Y eso dice mucho de ella y de aquellos que están detrás de ella ayudándola a conformar su personalidad, por eso se convierte en una magnífica adulta y sí, claro que sí hay muchos ejemplos de soplos de aire fresco, ¡¡¡afortunadamente!!!

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  34. ¡Qué buena venganza cósmica, Conxita! Me ha encantado cómo la protagonista preserva su dignidad y demuestra su altura moral al no querer intervenir en el proceso de selección; porque podría haberse desquitado pero bien. Siento mucha tristeza al comprobar que hay gente como Natalia, sin las habilidades suficientes como para tener una relación normalizada con otras personas sin sentir la necesidad de imponerse a los demás a través de la intimidación. ¡Como siempre, un gustazo leerte, Conxita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho Desbordamientos Puntuales, ella preserva su dignidad y la otra se descarta por sí misma y eso es un auténtico gustazo.

      Es muy triste pero sí hay gente que usa la intimidación de cualquier tipo para imponerse sobre aquellos a los que envidia, teme o cree despreciar y no todos tienen la suerte de mi protagonista, una persona segura y con valores.

      El tema del acoso escolar es muy preocupante, siempre se ha dado y han habido Natalis que querían destruir pero ahora las nuevas tecnologías hacen que cualquier insulto, vejación o desprecio se difundan inmediatamente a muchas personas y para las víctimas es terrible, un auténtico infierno. Ponerle freno es cosa de todos y de momento no parece que se esté haciendo demasiado bien, igual se debería escuchar más a las víctimas en la búsqueda de soluciones para acabar con esta lacra.

      Un abrazo y muchísimas gracias por tus amables palabras.

      Eliminar
  35. Un tema muy de moda, aún estos días salía en los medios la noticia de un chico que con tan solo 15 años se le había impuesto una orden de alejamiento de una niña de 13. Son el tipo de cosas que pueden marcar una infancia o una adolescencia. Por fortuna para tu personaje parece que logró superarlo, pero no siempre desaparecen las secuelas. Al final la forma de ser de Natalia le ha pasado factura, y es que no sólo un currículum brillante te abre puertas laborales, como bien haces notar hay otras cualidades que tienen un peso muy importante en el éxito. Un saludo Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué barbaridad Jorge, 15 años y ya así, es muy preocupante, ¿qué tipo de sociedad estamos creando? ¿Cómo va a ser este adolescente de adulto? ¿Se han tomado medidas aparte de una orden de alejamiento que en la mayoría de casos no sirven de nada? Es terrible y muy pero que muy preocupante. Pueden marcar vidas e incluso que personas incapaces de tolerar más todo ese dolor decidan quitarse la vida, es una auténtica lacra.

      Mi personaje consiguió superarlo y en Natalia ni siquiera su currículum brillante escondió su incapacidad y su talla moral, es que hay muchas personas muy brillantes que son unas auténticas incapaces emocionales y es muy complicado convivir con ellas, incapaces de expresar emociones o sentir empatía por los otros. Un currículum brillante no asegura una persona emocionalmente sana.

      Un saludo y feliz semana

      Eliminar
  36. Hace tiempo escribí un cuento semejante: Una persona (en este caso un hombre) ve aparecer por azar en su lugar de trabajo a un antiguo compañero de colegio que en su día le humillaba y menospreciaba. Nada muy grave, pero suficiente para hacerle desear que el colegio terminara cuanto antes.

    En mi narración, el acosador (que sigue siendo una persona cruel) muere accidentalmente. Y entonces el acosado descubre con horror que él mismo ha mantenido vivo el deseo de venganza, el odio, y que se alegra de la muerte del otro. Descubre en sí mismo instintos que no creía tener, observa, como dice Joseph Conrad que nuestro sentido de seres civilizados es sólo una frágil máscara del primate vengativo que todos llevamos dentro.

    Pero me gusta más el final de tu relato, mucho más liviano, más amable y más realista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola *entangled*, a mí me parece que desde el momento en que alguien te hace estar mal (poco o mucho) en un lugar, deseando que se acabe, nunca es poco grave porque se sufre y eso, a nadie le gusta.

      Interesante ese relato que escribiste y la reflexión que propones porque el odio es muy dañino y creemos tenerlo bajo control. De acuerdo con J. Conrad nos sorprenderíamos de ese ser primitivo y vengativo que llevamos dentro, esa crueldad que aparece en situaciones extremas (y en otros casos menos extremos) y que sorprende por su virulencia, que está escondida bajo la capa civilizada. Queremos creer que está controlada, pero ese monstruo está ahí, acechando y controlarlo depende mucho del tipo de personas que seamos.

      Ya me dirás el título del relato, seguro que me gustará leerlo.

      No sé si el final de mi relato es más realista, a mi me gusta pensar que Sara le da una lección a tantas Natalis que corren por el mundo, al no dejar que el odio y el resentimiento se instalen en su vida.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Conxita, me refería a «El Corazón de las Tinieblas», donde J. Conrad expone con mayor fuerza uno de las ideas que le obsesionaban: Que aunque nos llamemos civilizados, estamos sólo a un paso de la barbarie.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, aunque me pareció entender que tú habias escrito un relato similar y te pedía el nombre de tu relato para leerlo.
      Un abrazo

      Eliminar
    4. Y así es, escribí un relato simlar. Pero no quedé al 100% satisfecho con el resultado, así que fue a parar al cajón donde reposan los textos destinados al olvido. (Bueno, realmente no es un cajón, es una carpeta de Windows llamada "Rest").

      Saludos.

      Eliminar
    5. ¡¡No sabía que existía esa carpeta!!
      Si decides darle una oportunidad al relato, me gustará leerlo.
      Saludos

      Eliminar
  37. Hola Conxita.

    No sé si yo hubiese ejercido ese "buen rollo" (o quitar hierro al asunto) que mostró Sara con su otrora acosadora, bien es verdad que el paso del tiempo puede apaciguar los ánimos y apagar la sed de venganza... Pero si la hubiese tenido delante, no sé, no sé...

    En cualquier caso creo que controlar determinados impulsos (vengativos, zafios, etc) es síntoma de una persona con una inteligencia emocional muy desarrollada, y eso te abre muchas llaves. W. Churchill dijo que "dormir con la conciencia tranquila es una fiesta continua".

    Pero me gusta tu final, hace bueno el refranero popular, que atesora la sabiduría de la vida; "uno recoge lo que siembra".

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco pues me quedo con ese , al final el resentimiento y el odio hacen más daño al que lo siente que al que se dirige, creo que Sara no permitió que el dolor y el resentimiento por todo lo que había sufrido formara parte de su vida y enfrentarse o vengarse de ella era revivir algo que no le aportaba nada, aunque desde luego no es fácil ser tan justa con personas tan crueles y que te han dañado tanto.

      Como decía antes *entangled* aunque nos llamemos civilizados estamos a un paso de la barbarie y desgraciadamente muestras vemos cada día.

      Hay una frase que a mi me gusta mucho: cuando suben las emociones, bajan las inteligencias, Sara demostró ser muy equilibrada como tú dices.

      Y sí, me gusta pensar que aunque la vida a veces tarda mucho y se ve imposible, al final uno recoge lo que siembra.

      Gracias a ti, es un placer tenerte por aquí, lo sabes.

      Eliminar
  38. "y eso te abre muchas llaves"; (jeje, lapsus), "y eso te abre muchas puertas". Esto se entiende mejor :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja bueno los lapsus existen y se entendía igualmente.
      Gracias de nuevo.
      Feliz jueves, un abrazo

      Eliminar
  39. Destino, casualidad, ¿quién sabe? Lo que si nos demuestra la protagonista es que tiene una inteligencia emocional digna de admirar.
    No todo el mundo teniendo la oportunidad de (vengarse) de un hecho pasado tan doloroso se mantendría apartado.

    Lástima que una de las Natalis, no ha aprendido, quizás ahora al no conseguir el puesto de trabajo, valore y rectifique un poco su interior, que buena falta le hace.

    Un gusto leerte de nuevo Conxita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Hola Irene
    Un gusto tenerte de nuevo por aquí, bienvenida, se te ha echado de menos.

    Es cierto lo que comentas que no todos teniendo la posibilidad de vengarse pasaría de largo pero ¿qué le aportaría? Seguiría estando cautiva del odio y el dolor, Sara es mucho más inteligente, no permite que todo lo que pasó la vuelva a aceptar y Natalia se descarta por ella misma porque no ha aprendido nada de nada y le va a costar porque para aprender uno debe darse cuenta de qué hay aspectos de uno que se deben mejorar y me parece que ella eso no lo contempla y así le va.

    Muchas gracias por leerme de nuevo y un beso enorme.

    ResponderEliminar
  41. En el inicio del relato haces una descripción estupenda del acoso escolar, algo que siempre ha existido pero que en los últimos tiempos adquiere más peso, no sé si por el eco que hay en la sociedad o porque algunos padres son excesivamente permisivos con sus hijos mirando para otro lado cuando estos se comportan mal.
    La parte final del relato me ha parecido muy ejemplarizante y me ha hecho admirar a Sara, si yo hubiera estado en su lugar hubiera fichado a Natalia y la habría sometido a un acoso laboral intenso. Es que yo soy muy vengativa.
    Por cierto, yo no creo en las casualidades.
    Un beso grande, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola kirke,
      Cierto siempre han existido Natalis de ambos sexos que se han dedicado a martirizar al diferente y hacerlo sufrir, se sufría entonces y se sufre ahora. Estos tiempos modernos han añadido el ciberacoso que dura las 24 horas del día y que aparte añade la dificultad de borrar esos rastros injuriosos que ese tipo de personas se dedican a lanzar y que son visualizados rápidamente por muchas personas con el consiguiente sufrimiento de las víctimas, es un problema muy grave en el que debe implicarse toda la sociedad.

      A veces puede haber ese mirar para otro lado o no querer enterarse pero lo cierto es que hay muchos casos y muchos chicos y chicas que sufren mucho y que después se traslada también a otros ámbitos. Es importante como sociedad parar este tipo de comportamientos.

      He dejado en mi comentario un par de enlaces de una iniciativa surgida de un colectivo privado, el Colectivo Fu que ha buscado financiación en este caso de un equipo deportivo y durante dos días del mes de abril se expusieron casos y se propusieron soluciones, se pueden hacer cosas si todos nos implicamos. Os he dejado los enlaces por si os interesa mirarlo.

      Respecto a la segunda parte del relato, sí Sara es una persona muy justa y se inhibe para darle una oportunidad a Natalia, igual ha cambiado que después queda claro que no, pero desde luego no es fácil ser como ella aunque qué gusto ser como ella.

      Un beso enorme Paloma.
      ¿Por cierto se solucionaron tus problemas con Movistar?

      Eliminar
    2. Mis problemas con Movistar se solucionaron plenamente el martes, aunque hasta hoy no pude meterme en los blogs pero porque estoy ensayando delante de mis directores la defensa y me han estado volviendo loca con muchos cambios en la presentación.
      En cualquier caso, la operadora "solo" tardó cuatro días en solucionar el problema, es de juzgado de guardia.
      Un besote.

      Eliminar
    3. SOLO cuatro días, ¡Qué barbaridad! No hay derecho, solo queda la pataleta y ni se enteran.

      Muchos ánimos con el ensayo y la presentación, imagino que los nervios te deben tener "atacada" pero estoy completamente segura que lo harás fantásticamente bien, lo llevas muy preparado y eres la madre de la criatura.

      Un beso enorme

      Eliminar
  42. Tras leer tu relato he pensado en los compañeros de colegio que tuve y con cuáles de ellos me gustaría trabajar o formar una empresa y creo que los más inclinados a la colaboración, independientemente de su valía intelectual, serían los más compasivos, los que ya entonces ayudaban siempre a los demás y los que defendían a los más débiles. Era curioso pero recuerdo que, frente a los abusones y los que despreciaban a alguien, siempre había (al menos en mi colegio) alguien que se enfrentaba a ellos y, a veces, aunque no estuviera bien, a tortazo limpio si era necesario. Debí tener tener suerte por el colegio en que caí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lan

      Es una suerte que haya Saras que digan basta aunque ella no pudo enfrentarse a mamporrazos, pero sí es bueno que haya personas que se atreven a parar ese tipo de situaciones, a decir basta, a no tolerar ese tipo de ofensas y no permitir que se haga sufrir a nadie por ser distinto, por no caer bien, por lo que sea, porque no se trata de que las personas te caigan bien o mal, se trata de una cuestión de respeto por los otros.

      A mi también me gustaban más los que ayudaban a los otros y defendían a los más débiles, no he soportado jamás a los abusones ni prepotentes, aún hoy no los soporto.

      Un saludo y feliz jueves

      Eliminar
  43. Como se suele decir, el tiempo pone a cada uno en su sitio.
    Tremendo lo del acoso escolar. Y lo peor de todo es que los niños y jóvenes tan sólo reproducen y copian modelos de conducta preexistentes. ¿Qué responsabilidad tenemos como sociedad?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso Lorena, el tiempo pone a cada cual en su lugar pero a veces cuesta mucho que llegue ese momento.
      Es tremendo y una lacra que no hace más que aumentar, porque se da en la escuela pero después se extiende a otros ámbitos.

      Es importante que todos digamos basta y pongamos para parar esta barbaridad que tanto daña.

      Un beso

      Eliminar
  44. Un gran relato, resuelto muy favorablemente. No creo en lad casualidades, creo que el universo al final coloca las cosas en su sitio sin necesidad de que intervenga la venganza. Vivir en ese sentimiento esperando el momento de gloria es insano y no merece la pena invertir energías en ello. Este tema es peliagudo y de candente actualidad. Lo más fácil en una persona insensible e inhumana es dejarse llevar por la corriente que los demás marcan y que le supondría menos problemas. La protaginista es una persona consciente y se rige por sus creencias sobre lo que está bien o mal más que por su comodidad. Hoy en día se requieren de muchas personas con ese tipo de conciencia para poner fin a las situaciones de acoso sea en el ámbito que sea. Muy buen relato amiga, enhorabuena. Abrazos muchos Contxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina
      Sea el universo, las casualidades o las causalidades al final todo parece ponerse en su sitio, aunque cuando uno espera ese momento de revancha parece que no llega, así que mucho mejor no gastar nada de energía en alimentar ese deseo de venganza, de odio porque al que daña es a uno mismo. Y sí es fácil dejarse llevar cuando a uno lo han dañado tanto pero ¿eso alivia? más bien no, son años gastados en seguir alimentando ese dolor, mejor no dejar que hiera más.
      La protagonista es una persona valiente, que hace frente a la injusticia y que consigue dejar atrás ese dolor, ha pasado pero no la ha destruido.
      Hay muchas personas que sufren mucho y no pueden hacerle frente ni pararlo, cada vez ha de haber más personas como Sara que digan basta a esas situaciones en cualquier ámbito como bien dices.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un abrazo y feliz fin de semana

      Eliminar
  45. Hola Conxita. Has bordado un relato muy sabroso. La casualidad y la causalidad son caras de la misma moneda, temas que han merecido el estudio de disciplinas que exceden mis conocimientos, como la Filosofía o la Religión, por mencionar algunas, y sería aventurado que opinara sobre ello. Pero me parece que la virtud de tu historia, además de la literaria, pasa por la preocupación por las relaciones humanas, terreno que conoces y que tanto te interesa. Y es ahí en dónde sobresale el relato. Según mi humilde punto de vista el nudo principal aparece en la conversación entre Sara y Ana. Creo que ahí es dónde te luces con tu historia, porque la has llevado a tu protagonista a un punto en el cual, inevitablemente, debe tomar una decisión: esta es incidir en la incorporación de Natalia o no. ¡Qué difícil, Conxita! En el terreno literario todo es posible, estaban dadas las condiciones para que tu personaje se decidiese por la venganza, de acuerdo a cómo venía la narración el lector esperaría eso. Pero tú decides que tu heroína nos de una lección moral, que muestre que el resentimiento, o el rencor, por el daño que ha recibido cuando pequeña, no empañe su comportamiento ético como persona madura, como ejemplo a seguir, como forma de demostrar que la venganza no es el camino para desterrar el acoso. Sara aún hoy le guarda rencor a Natalia, no le gustaría tenerla en la empresa, y aún así ha dejado la decisión en manos de Ana, para no dejarse llevar por su subjetividad. De ese modo nos dejas reflexionando acerca del modo de evitar esa forma de violencia temprana que tanto preocupa, que muestra una de sus caras en el ámbito escolar.
    Excelente aporte para la reflexión a través de la literatura. Es un placer leerte, como siempre, Conxita.
    Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido Ariel por tu excelente análisis del relato.
      Es cierto que era comprensible que Sara actuase desde el rencor, era su oportunidad para vengarse, pero hubiera seguido atrapada en ese bucle del odio y la venganza.

      La protagonista pasa página y lo hace de la mejor manera, no dejando que el dolor influya en su vida, que sus decisiones sean tomadas por el odio que la seguiría dañando.

      Como decía I. Harolina Payano T. en su comentario en Google+, a veces decimos que algo ya no nos daña pero al encontrarnos con el causante vuelven las emociones negativas y dejamos que sigan mandando en nosotros, que nos hieran, no se ha cerrado la herida. La protagonista del relato dejó atrás el dolor, era solo pasado ya no podía dañar porque ella no le permitía que lo hiciera, hacerlo hubiera significado seguir presa de ese dolor que le causaron, Sara decidió seguir su vida y lo consiguió, al contrario que Natalia que parece que no aprendió nada.

      El acoso escolar es una gran lacra y hacer que cada vez haya más Saras que no permitan este tipo de conductas es cosa de todos, implicarnos y no mirar hacía otro lado, es un problema y como tal se debe afrontar para encontrar soluciones.

      Un abrazo y feliz fin de semana

      Eliminar
  46. No conozco ese mundo, Conxita. El no tener hijas/os (aunque sí sobrinas, ya conoces el dicho) me impide calibrar esas situaciones que pueden llegar a ser terribles en criaturas con madurez insuficiente para enfrentarlas.

    Sin duda, la postura final de Sara es de una coraje inusistado. (En otro relato, tendrás que admitir a Natalia en la empresa, a ver cómo se desenvuelven).

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio

      Tal y como comentamos en las escuelas han habido con frecuencia situaciones en que bravucones persiguen al diferente y es muy complicado enfrentarse como hace Sara porque pueden ser la siguiente víctima y ese es el poder del acosador, el silencio. Por eso es importante afrontar este problema desde el principio, no dejar pasar ni un minuto para parar este tipo de conductas.
      Es un problema de toda la sociedad hacerle frente a estas situaciones que tienen un coste emocional altísimo para los niños porque como tú dices les falta madurez para enfrentar estas situaciones y sufren mucho y en algunos casos llegan a quitarse la vida para pararlo.
      Es importante que la escuela, la familia y la sociedad diga basta y se pongan los medios para hablar claramente del tema y no se perciba ningún tipo de tolerancia para aquellos que dañen a otros. Para mi, educación, diálogo y la implicación de todos puede ser una manera de hacer frente a estos abusos.

      Muy buena esa posibilidad Ignacio, ¿Cómo crees tú qué les iría? Me da a mi que Natalia mucho no ha aprendido pero Sara es una todo terreno a la que no es fácil ni derrotar ni desanimar, igual hasta le enseña valores.

      Besos y que tengas un buen fin de semana

      Eliminar
  47. Ay, que complicado es todo hoy... Con lo sencillo que era antes... Que tiempos aquellos en que yo fui niño y mis padres jamas fueron llamados por un maestro... Entonces, esas cosas no se estilaban... No recuerdo que mi madre fuera a hablar con algun maestro en alguna ocasion...


    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ildefonso

      Es cierto que a veces mirando atrás todo parece más sencillo, aunque seguramente siempre han habido casos de bravucones que disfrutaban molestando al prójimo.

      Actualmente las nuevas tecnologías hacen que las víctimas lleguen a estar acosadas las 24 horas del día y las injurias y vejaciones sean retransmitidas y vistas por muchas personas con lo que el calvario de estos chicos es enorme.
      Algo estamos haciendo muy mal cuando este tipo de conductas tan dañinas se reproducen y siguen haciendo tanto daño a niños y adolescentes, ponerle freno es cosa de todos y es importante que se haga frente con más recursos, educación y no callar ni un solo caso.

      Un abrazo y que pases un buen fin de semana

      Eliminar
  48. A veces me pregunto que está ocurriendo en esta sociedad para que exista el acoso escolar. Son niños y cada vez más pequeños los que con una violencia dificil de explicar y de entender se lanzan contra otros de su misma edad.
    Algo estamos haciendo mal, se han perdido los valores básicos que hacen de la convivencia algo grato y que llevan al individuo al equilibrio mental.
    Una buena reflexión. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambar, yo también me pregunto y me sorprende el grado de agresividad y violencia que tenemos en esta sociedad. Duele ver a esos niños tan pequeños o a chicos y chicas que están madurando con esa crueldad y esas conductas hacía los que son diferentes, los que no les gustan o los que no les ríen las gracias o los molestan. Triste y muy doloroso.

      Es tal y como comentas se están perdiendo los valores básicos, a mi me molesta ver en los autobuses a los abuelitos que a duras penas se sostienen, o a mujeres embarazadas y a gente joven (y no hablo solo de adolescentes) mirando hacía otro lado indiferentes o pillados a su móvil incapaces de cederles sus asientos. Algo no hacemos nada bien.

      Besos y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  49. Olá amiga, also concordo que o carater no tiene nada a ver con una modernidad y una transformación del tiempo. Carater tem a ver com valores adquiridos a lo largo de la formación de la personalidad de indivíduo.Todos tienen libre de arbítrio, pero no se trata de un derecho de hacer cosas erradas. Em Empresas o políticos. Tem um dito popular, que diz. Amei sua postagem. Desculpe una traducción, no sou boa en español.

    Espero que su final de semana abençoado y que cuando una nueva semana llegar a encontrar el mejor ánimo, feliz y com mucha paz junto a los suyos. Abraços da amiga Lourdes Duarte.
    Http://professoralourdesduarte.blogspot.com.br/
    Http://filosofandonavidaproflourdes.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oi Lourdes

      Muito obrigado para o seu comentário agradável.

      Você está certo de que o caráter de cada pessoa tem a ver com os valores que foram aquiriendo longo de sua vida e essa é a principal diferença entre Sara e Natalia.

      A liberdade de escolha não deve fazer-nos cruel ou magoar os outros, respeitar os outros como gostaríamos de fazer com a gente é uma maneira que me parece apropriada para agir.

      Você é muito gentil para as suas palavras com o meu post, muito obrigado para o coração.

      Estou feliz que você veio para visitar este espaço, gostaria que você se sentir muito bem-vindo.

      Peço desculpas por erros de tradução, eu usei Google Tradutor não é muito preciso, mas deixe-me tentar escrever no seu idioma.

      Saudações e ter um bom fim de semana com sua família

      Eliminar
  50. Una vez más me has puesto los pelos de punta. Me encanta leer tus historias disfruto mucho de ellas, creo que siempre tienen un componente psicológico que te hace pensar, además esta historia me recuerda mucho a una historia muy real que me contaron hace miles de años, porque las casualidades si que existen y las tornas pueden girar es una hitoria muy bonita. Brevemente te cuento el relato. "Marta" sufrió cierto tipo de abusos cuando trabajaba en la empresa de Pedro (su jefe) ante este tipo de abusos por parte de este y pese a su necesidad entonces se vio obligada abandonar su trabajo. Después de muchos años ella trabajaba en una empresa en recepción y un día lo vio aparecer en su trabajo se escondió rápidamente porque le tenía pánico, cuando ya se había ido su compañera le dijo que simplemente había venido ofreciendo los servicios de su empresa en plan comercial. ¿Y sabes que paso? Que Marta le contó la historia a su jefa y sabes ¿Qué le dijo su jefa? Que cuando el volviera otro día a preguntar sobre la oferta que había ofrecido que en lugar de ella como jefa, debía salir Marta y le dijo quiero que salgas tú y le digas que has estado valorando la oferta y que no te interesa. En un principio Marta no quiso, pero hizo frente a ese miedo y las tornas cambiaron le miró a los ojos siendo ella esta vez quién tenía todo el poder. Verdad que es curioso? A mi me contó esta historia una persona allegada y me pareció fantástico es de película. Una de las cosas más detestables son los abusos de cualquier tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia
      Me alegra que te guste leer mis relatos, gracias por decírmelo. Eres un encanto.

      Muchas gracias por compartir esa situación, pobre Marta cuánto debió sufrir y lo mal que lo debió pasar volviéndolo a ver, pero entonces la situación era otra para ella.

      Desgraciadamente abusones hay en las escuelas y también en los lugares de trabajo, hay personas que creen que pueden hacer y decir todo lo que quieran sin respetar a los otros, y es tan terrible que incluso necesitando el trabajo, Marta prefirió marcharse que seguir con esa tortura.

      Me parece fantástica la manera en que la jefa de Marta la ayudó a hacer frente a sus miedos, habla mucho y bien de ella como persona que se preocupa por aquellos que están con ella y que le importan.

      Es fundamental que las personas que han sufrido este tipo de malos tratos puedan cerrar esas heridas tan dolorosas, porque lo importante es recuperar el poder de la propia vida como finalmente hizo Marta. A ella la ayudó la situación en la que la puso su jefa, sin tener miedos, recuperando su autoestima y sin temer consecuencias de su ex jefe.

      Decir basta a este tipo de situaciones, en la escuela o en los trabajos nos compite a todos, aunque todos sabemos que es muy difícil es importante hacerle frente y sobre todo no dejar que condicionen tu vida.

      Estoy contigo que los abusos de cualquier tipo son detestables.

      Un beso enorme querida Natalia, que tengas una fantástica semana.

      Eliminar
    2. Verdad que es de película? Afortunadamente todo terminó bien y no se llegó la sangre al río así. Es increíble cuantas vueltas da la vida a veces para bien. Un besito.

      Eliminar
    3. Síiiii, con frecuencia la realidad supera a la ficción y me alegro que en este caso fuera para bien.
      Besos guapa

      Eliminar
  51. Aunque en el ser humano es innato decantarse la gran mayoría de las veces, por los más débiles, parece ser que a esa edad se rompen todos los esquemas, donde tiene mucho que ver la educación paterna y el momento que la sociedad vive, de competitividad, pese a quien pese, sin explicación alguna de lo que es el respeto a los que no pueden o no llegan; el dar a los críos todo lo que piden, sin exigir nada a cambio; el respeto entre los propios padres..... Con esto quiero decir, que esta gente menuda, egoístas, exigentes y prepotentes, tienen su mal en la propia familia, que es donde se educa, a la escuela se va a aprender.
    Sara, una valiente, y el resto, recogiendo lo que sembraron.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CHola Manuel
      Estoy contigo que algo estamos haciendo mal, actualmente parece que flojean ciertos valores como el respeto, la urbanidad, la educación entre pequeños y no tan pequeños, y continuamente si miras en el entorno se ven muestras, por ejemplo en el autobús cuando no se levanta nadie para dejar sentar a los mayores o a una mujer embarazada, a la salida que se olvida lo de dejen salir antes de entrar, el dar los buenos días cuando se entra o se sale de un lugar, el pedir las cosas con educación, dar las gracias,...Hace unos días vi como un tipo ya mayorcito se encaraba insultando a una abuela que le recriminaba que tirara los envoltorios de una revista al suelo, los gritos e insultos del tipo eran vergonzosos dejando a todo el mundo apabullado con su mala educación y estas personas tienen hijos, que ven este tipo de comportamientos.
      Esto que son cosas muy pequeñas son una muestra de una sociedad muy exigente y poco tolerante con los demás y muy laxa con uno mismo. Pequeños y grandes tiranos que creen que todos sus deseos son órdenes y que se dedican a insultar, humillar y hacer la vida imposible a todos los que son diferentes.

      Es un problema muy grave y ya va siendo hora de que todos nos impliquemos para intentar parar esta lacra.

      Estoy contigo, Sara una valiente, fiel a sus principios.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  52. Suerte tener una responsable de recursos humanos tan competente.
    Has tocado muy atinadamente un tema de rabiosa actualidad. Ya era hora. Espero que no se pase, como una moda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo espero Macondo que si se pasa es porque se han conseguido erradicar este tipo de abusos. Es necesario que se pongan recursos de verdad y que todo el mundo se sensibilice que no es algo de chicos, el bullying o el acoso no es algo normal, que siempre ha existido y que se arreglará por sí solo, se debe hacer frente de manera decidida porque hay chicos y chicas sufriendo mucho por este tipo de comportamientos y las escuelas no siempre hacen frente a estas conductas. Eso es lo primero que tiene que cambiar, las escuelas deben actuar pero no pueden hacerlo solas, también las familias (todas), los chicos y chicas (que no callen, que no tengan miedo) y la sociedad en general tenemos que poner de nuestra parte para parar esta barbaridad.

      Y sí qué bien que tenia una responsable de recursos humanos tan competente.

      Un beso

      Eliminar
  53. Fíjate que Sara a pesar del daño sufrido sigue siendo la persona que era. Una persona con sus valores intactos, sobre todo el de la integridad personal. No es rencorosa a pesar de su sufrimiento en el pasado y es capaz de contener su deseo de venganza a la justa valoración de su encargada de recursos humanos. Eso dice mucho de su integridad como ser humano y directora de una empresa.
    Tu relato fluido en la narración, marcando aspectos que no por sabidos son menos dolorosos. La sociedad que estamos creando entre todos, es muy hedonista, ególatra, interesada, llena de prejuicios y maltratadora de todo lo que no esté estipulado por nuestros propios conceptos de lo bueno y malo, aceptable o no aceptable. Somos tan cobardes que nos ensañamos con los débiles.
    Nos va faltando la frescura del encuentro, de la aceptación y la caridad cuando esta significa amor al prójimo.
    Como siempre me has llegado adentro Conxita, con esta historia que a pesar del final feliz te remueve las entrañas.
    Besos y disculpas por llegar el último a tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Certera tu reflexión Francisco, la protagonista ha pasado página de verdad y no la han dañado, porque a veces se dice que se ha olvidado pero no es así, a la menor oportunidad sale la revancha y entonces uno se da cuenta que se está prisionero de ese odio, que no se ha olvidado y que el dolor es mucho más profundo porque lo hemos dejado asentarse y formar parte de nosotros mismos.
      No es fácil ser Sara pero qué bien que sea así.

      Estoy contigo amigo que estamos creando una sociedad que hace aguas por todas partes, donde con frecuencia los valores brillan por su ausencia y todo aquel que es distinto da miedo y mejor ensañarse ante ellos por si acaso, triste y para reflexionar si esto es lo que queremos, una sociedad incapaz de aceptar ni de compadecerse, preocupada por mostrar la mejor cara y basada como bien dices en el hedonismo y en el egoísmo, da mucho qué pensar.

      Solo se puede remover a aquellos que tienen conciencia y esos ya están en los que nunca lo harían, a los otros cuesta mucho llegar pero se debe seguir intentando que este tipo de conductas dejen de estar toleradas, no se puede mirar a otro lado ni permitir ningún abuso por pequeño que sea, es cosa de todos implicarnos.

      Querido Francisco nada de disculpas, por favor a Enredando con las letras se viene cuando se puede y nunca se llega tarde, es más ya sabes que en mi blog tienes un lugar destacado siempre y me encanta leer tus comentarios y saber de ti.

      Un beso querido amigo

      Eliminar
  54. Querida Conxita.

    Que buen relato.

    Lo que para algunos son coincidencias hoy las llamo diosidencias.

    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricaredo
      Muchas gracias por tus palabras.

      Buenas esas diosidencias, muy ocurrentes.
      La sabiduría popular dice que cada uno tiene lo que se merece y hay muchos ejemplos en que realmente es así.

      Un abrazo y una feliz semana también para ti.

      Eliminar
  55. Buen texto. Emocional y educativo.

    Lo que no es casualidad, es que el sistema educativo es el responsable (en su mayoría) de forjar pequeños matones. El sistema educativo es tremendamente competitivo, y eso provoca en los niños que se sientan estresados, temerosos, inseguros, tontos, inmersos en una carrera de caballos donde deben estar constantemente compitiendo en muchos ámbitos, sin importar si aplastan a su paso a sus compañeros.

    El que no destaca por sus buenas calificaciones, busca hacerlo entonces por medio del matonaje, para imponer respeto y sentirse superior de algún modo. De ahí en más crecen con ese pensamiento extremo y retorcido.

    Por la salud mental de los niños, no deberían existir las calificaciones. No creo que sentirse presionados para rendir siempre en un 100% saque lo mejor de ellos. Los vuelve "efectivos", pero no motivados ni felices.

    Saludos y saludes, Conxita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David

      Estoy de acuerdo que el sistema educativo es muy competitivo como la sociedad en la que nos movemos, en la que se compite por todo y con todos. Y los niños se ven muy afectados por esta presión y también por una cierta laxitud en el dejar hacer, no poner límites y eso no es bueno para los niños.

      Es un interesante debate el que sugieren tus palabras sobre la efectividad versus la motivación y felicidad de los niños, ¿qué queremos qué sean?
      La protagonista del relato lo tiene claro, ella quiere ser por encima de todo feliz y vivir de acuerdo con sus valores, toma decisiones difíciles, que la afectan pero que no la dañan porque actúa de acuerdo con sus valores. Y, en eso para mi radica lo importante, ¿en qué valores nos estamos fijando? ¿Cuáles son los importantes como sociedad? ¿Cómo familia? ¿Cómo personas?

      Saludos y feliz semana

      Eliminar
  56. Sara ha tomado la decisión más acertada, no lo hizo solamente por dar una lección a esa chica que tanto le hizo sufrir, sino porque ha sabido elegir a la persona acorde al puesto que se necesitaba cubrir. Un buen currículum o una buena trayectoria estudiantil no lo es todo. La persona se forma desde que nace, un título no le da derecho a acosar o manipular a nadie.
    Estupendo relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa
      Muchas gracias por tus palabras y siéntete muy bienvenida a este espacio de letras.
      Muy buena esa apreciación que haces, Sara ha sabido elegir a personas acordes con sus valores, con su manera de tratar a las personas y que transmiten lo que también para ella es importante y por eso puede confiar que la selección será muy adecuada, sabe valorar a las personas más allá de su excelente trayectoria profesional, las valora como personas y eso se contagia a su equipo, que identifica claramente a aquellos que no cumplen esas características y que por tanto no encajarían.

      Las personas somos mucho más que un currículum brillante y por supuesto nadie tiene derecho a acosar y hacer sentir mal a otros por ser diferentes.

      Un placer tenerte por aquí y conocer tu opinión, como puedes ver lo mejor de Enredando con las letras son las estupendas personas que me acompañan.

      Un saludo y ya sabes, si te apetece curiosear por el blog, me encantará saber tu opinión.

      Eliminar
    2. Buen día, querida amiga... ¡Qué sorpresa verte aparecer por aquí! :))))

      Hoy precisamente sobran las gafas de sol con la que está cayendo.

      Abrazos, Rosa.

      Eliminar
    3. Buen finde, Conxita.

      Abrazos.

      Eliminar
    4. Espero que el finde también haya sido muy bueno Ernesto, el mio ya terminando que por aquí hoy era festivo.

      Veo que conoces a Rosa B.G. que ha tenido la deferencia de visitarme. Me gustan mucho estas casualidades de encontrar amigos en otros blogs.

      Un beso a ambos, buen lunes y que tengáis una fantástica semana.

      Eliminar
  57. Olá Conxita! parabéns pela sensibilidade com que narras os fatos, os acontecimentos. Escreves muito bem, sucesso!
    Uma noite de paz e um final de semana feliz e abençoado. Abraçoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oi Lourdes,

      A sensibilidade é também nas pessoas que lêem a história, muito obrigado por fazê-lo e por suas amáveis ​​palavras fizeram minhas letras.

      Muito obrigado e ter uma boa semana

      Eliminar
  58. un tema muy actual, pero que ha existido siempre en todas partes del mundo y en cualquier ámbito, muy bien escrito.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Karim.
      Siempre han existido personas que disfrutan atosigando, ninguneando, vejando, humillando... a otros por simplemente ser distintos y sí, estoy de acuerdo también contigo en que se dan en todos los ámbitos, en la escuela, pero también en el ámbito laboral y por supuesto en la convivencia diaria. Y a ese dolor ahora se le añade la disponibilidad las 24 horas del día para hacerlo que ofrecen las redes sociales, no cuesta imaginar el sufrimiento de estas personas sometidas a ese acoso a todas horas y el grave daño que pueden causar en la autoestima de personas que se están desarrollando. Es un problema para el que no se ha puesto remedio y que requiere de toda la sociedad para poder pararlo y erradicarlo.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Saludos

      Eliminar
  59. Un tema muy de actualidad que retrata muy bien un problema de primer grado. Lo has descrito magistralmente. Respecto a si existen las casualidades, pues opino que llámalo como quieras, pero de alguna manera la vida te devuelve aquello que sembraste.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maripaz,
      Desgraciadamente sigue siendo un tema de actualidad y en el que cada día hay nuevos casos, es importante tomar medidas para que no pase y en el caso de detectarse para pararlo inmediatamente.

      Estoy de acuerdo contigo en que podemos llamarlo de la manera que queramos, azar, casualidad, causalidad, destino, karma... pero sí la vida acostumbra a devolver lo que se siembra, aunque a veces los tiempos no son los mismos pero acaba pasando.

      Gracias por tus palabras.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  60. Un magnifico relato como siempre, es muy difícil decir no y ser uno mismo y a veces hasta se paga un precio muy caro pero al final se obtiene el resultado. El karma, la justicia... o lo que sea pone a cada cual en su sitio y tu lo has contado de forma magistral.
    Un abrazo y lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariola
      Bienvenida de nuevo, muchas gracias por tus palabras.

      Exactamente es lo que comentas es muy difícil a veces ir contra el grupo, atreverse a decir no, que eso no está bien y aunque cuesta, al final la vida que es muy sabia acaba poniendo a cada uno en su lugar, aunque a veces parece que cueste y no llegue nunca.

      Un abrazo y que tengas un buen fin de semana.

      Eliminar
  61. Me ha encantado tu relato y en mis muchos años de recorrido he constatado muchas historias como la expuesta, no sé si es casualidad o causalidad o como lo quieran llamar, pero cierto es que lo he experimentado. De todas formas, si vivimos poniendonos en el lugar de el otro antes de hablar o actuar, nos irá mucho mejor, de eso estoy convencida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maru
      Sería ideal ser un poco más empáticos, totalmente de acuerdo contigo, el mundo ganaría mucho.

      No sé si son casualidades, causalidades, el azar o el Karma, sea lo que sea o el nombre que le demos, pero lo cierto es que a veces la vida acaba poniendo a cada cual en su lugar, aunque a veces parece que tarda mucho en llegar pero acaba llegando.
      Para mi lo principal es que la protagonista no permitió que el resentimiento guiara su vida, porque al final el odio acaba haciendo rehenes a aquellos que lo sienten porque el otro ni se entera.

      Un abrazo

      Eliminar
  62. Hace tiempo que no venía a leerte, pero al fin he llegado. Y como me gusta retomarlo donde lo dejé, pues aquí estoy, en tu relato del 21 de mayo. Siempre logras que me emocionen tus letras, pero con estas especialmente. He visto de cerca casos de acoso escolar y sé de lo que hablas. Y lo has hecho con una sensibilidad y oficio, de ovación. Esa segunda parte, en la que Sara no se deja llevar por la venganza, el rencor, sino que actúa como alguien que, realmente ha superado aquella parte de su vida y vencido, es tremenda. Me ha encantado. Tienes mi más sincero y afectuoso aplauso.
    Un abrazo fuerte. Feliz verano, Conxita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay el tiempo es muy esquivo, ¿verdad querido Isidoro? Parece que se nos escurre entre las manos y cuesta llegar a todo, gracias por retomar la lectura en el relato de mayo.

      Triste lacra la del acoso escolar y el dolor que provoca a sus víctimas y familiares, a veces con consecuencias irreversibles, quedarse anclado en el odio y en el rencor es lo más fácil pero la persona entonces no lo supera nunca, el odio la hace igual de prisionera y eso es lo que Sara hace muy bien, no deja que ese dolor que le han causado le amargue la vida, es la auténtica vencedora de esa cruel lucha.

      Te agradezco enormemente tus palabras que siempre me animan mucho. Gracias por tu generosidad, un abrazo y que pases un feliz verano, nos leemos a la vuelta.

      Besos

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->